LOS ARMAOS


LOS ARMAOS

La Semana Santa de Sigüenza es el momento de mayor afluencia turística de todo el año debido a sus tradicionales procesiones, la indumentaria de los Armaos, el paso típico arrastrando los pies y portando los pasos por las estrechas y sinuosas calles de la ciudad.
 
Su atuendo está compuesto por camisa blanca, un calzón y una chaquetilla de pana negra, medias y zapatos de igual color. Sobre el traje “de dentro” colocan  un cuero o coleto, unas mallas o corazas compuestas de peto y espaldar, sobre la que ciñen una vistosa faja de color rojo. La cabeza va guarnecida con un caso y sostienen, además, una pequeña lanza o alabarda.

En definitiva, un traje de rasgos militares. Por esta vestimenta tan peculiar, a este grupo de cofrades que portan a sus hombros los pasos comenzó a llamarles armados, vulgarmente conocidos en Sigüenza como “armaos”. Por extensión, el modo singular de llevar los pasos, rascando el suelo, se conoce como “paso de armao”.

Una tradición que pasa de padres a hijos o entre hermanos y amigos. El medio centenar de armaos realizan un notable esfuerzo todos los días de la Semana Santa, ya que cargan sobre sus hombros las imágenes entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Pascua.

Si vienes a Sigüenza el día de Viernes Santo te vas a encontrar con  el día más grande de la Semana Santa Seguntina. Ya por la mañana a las 12:00 salen tres procesiones de forma simultánea desde las tres parroquias (San Pedro-Catedral, San Vicente y Santa María) hasta la Plaza de Don Hilario Yaben, donde se forma una gran procesión con siete pasos, portados por los “Armaos” acompañados por los hermanos de vela con capuchón y dos bandas de música.

 Se realiza el recorrido hasta la ermita de la Vera Cruz donde se recogen los pasos hasta el año siguiente.
Será la noche del Viernes Santo cuando se celebra la noche más solemne. Recientemente se ha recuperado el acto del Descendimiento  , después de 237 años.

Los Armaos Eméritos realizan el descendimiento de la Cruz de Cristo Crucificado y lo depositan en el sepulcro, una imagen de Cristo Yacente de enorme valor artístico, ante la mirada de la Virgen de la Soledad.

A continuación comienza la procesión del Santo Entierro o Procesión del Silencio,  que acompañada por la muchedumbre en silencio  recorre el interior de la catedral con el sonido de los tambores de fondo, seguidamente pasa por las  calles de Cardenal Mendoza y José Villaviciosa hasta la Ermita de La residencia Padre Saturnino López Novoa, donde se produce el momento culmen de la Semana Santa de Sigüenza, cuando el Hermano Mayor de este año da tres fuertes golpes en la puerta de la Ermita, desde dentro le preguntan “¿Quién va?”, respondiendo desde fuera “Jesús el Nazareno, Rey de los Judíos”, es cuando la muchedumbre, hasta entonces en absoluto silencio, irrumpe en un fuerte aplauso.
No nos podemos olvidar de las procesiones que hay en Sigüenza todos los Días de Semana Santa.
El Domingo de Ramos se celebra por la mañana la entrada de Jesús en Jerusalén y la bendición de los ramos.
 La procesión vespertina  se realiza con todos los pasos portados por los característicos “Armaos”. Procesión grandiosa desde la Ermita de la Vera Cruz hasta la Catedral.

El Lunes Santo empieza la distribución de pasos por las distintas parroquias. Así, este día, el paso de la Adoración en el Huerto y el Flagelado van desde la Catedral hasta la Iglesia de San Vicente. Se trata de una procesión de especial belleza al transitar por el casco medieval de Sigüenza, por la calle Mayor y por la Travesaña Alta, donde, dada su estrechez, resuenan de una forma especial el paso característico de los “Armaos” al arrastrar los pies por el empedrado.

El Martes Santo procesionan los pasos del Beso de Judas y de la Virgen Dolorosa desde la Catedral a la Iglesia de Santa María.
El Miércoles Santo se realiza el traslado del Santo Sepulcro y de la Virgen de la Soledad desde la Ermita de la actual residencia de ancianos del Padre Saturnino López Novoa hasta la Catedral.

Por fin, el Domingo de Pascua, será el momento de la alegría. Las hermanas que, desde su inicio en el año 2016 han ido creciendo en número, portarán a la Virgen de la Alegría, también llamada “La Torrendera”, quien se encontrará con Jesús Resucitado en el Atrio de la Catedral y posteriormente en procesión, irán hasta la Iglesia de Nuestra Señora de los Huertos, en el parque de la Alameda y a continuación la tradicional quema del Judas.
Esta Web utiliza cookies para ofrecer nuestros contenidos y realizar labores analíticas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra
POLÍTICA DE COOKIES X